viernes, 1 de julio de 2016

Llega el verano a la terraza del aparcamiento

Bueno, ya estamos en verano. Pasado el 30 de junio, el Herrén entra en el sector estacional del verano, donde no se da ninguno de los requisitos de las hortalizas (salvo las horas diarias de luz). Para más información sobre esto, leed sobre los sectores estacionales aquí y aquí.

Sin embargo, no nos damos por vencidas y seguimos intentando producir algo también en estas fechas. Sospecho que la clave será encontrar variedades de secano que también sean resistentes a las altas temperaturas, pero mientras tanto probamos con lo que tenemos y seguimos experimentando.

Un acierto es adelantar lo más posible el huerto, plantando antes de la última helada (Sta. Quiteria, es decir el 22 de mayo) y protegiendo los plantones. Las plantas que han logrado sobrevivir este año ya están dando fruto, así que posiblemente saquemos algo de cosecha antes de la canícula (que yo considero ser del 15 de julio al 15 de agosto). 

El huerto de primavera ha sido un fracaso este año. Ya os contaré en otra entrada. Hoy quiero centrarme en la terraza del aparcamiento, que sí está yendo más o menos bien.


Cebollas, maíz y guisantes Oskar.

Y capuchinas.

 
Y patatas espontáneas.

Es la primera vez que planto maíz y estoy contenta. Es el de los indios Hopi.

Los  guisantes están de capa caída.

¿Vas a hacer flor, o qué?


El rincón de pensar.

Una de las matas de guisante Oskar ha crecido mucho más que las demás y ha dado un número enorme de vainas con guisantes grandes y sabrosos. Los estamos dejando secar para hacer semilla para el año que viene.


6 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. que bonitoo¡¡¡ esa terraza no la riegas? se mantiene con la cosecha de lluvia?
    diego

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Diego, estamos regando esta terraza desde hace dos semanas. Regamos dos veces a la semana, con manguera, directamente al pie de cada planta. Cuando enchufamos a una planta contamos hasta cinco y pasamos a la planta siguiente. Es lo que consideramos riego de superviviencia. La terraza recoge el agua de lluvia de las piedras y la tierra que tiene monte arriba y además tiene muchísima materia orgánica (está rellena con troncos, estiércol, compost y limo de la limpieza de la poza) así que retiene muy bien la humedad. En principio no pensábamos tener huerto en verano, pero como algunas hortalizas han sobrevivido en uno de los bancales hundidos y la terraza del aparcamiento está tan bien, vamos a regar (para supervivencia) estas dos zonas a ver qué pasa.

      Eliminar
  3. ok gracias, me interesa mucho el cultivar sin agua o poca agua. me imagino que empezasteis a regar porque lo pedian las plantas, no? y en ese contar hasta 5 habeis calculao los litros que les dais??

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, lo pedían las plantas. Hay una diferencia entre regar para que sobrevivan las plantas y regar para que produzcan fruto. Como los frutos son agua en un % muy alto, la fructificación es el momento en que las plantas necesitan más agua. No sé cuántos litros van cuando contamos hasta 5. Lo que hicimos fue ir probando, empezando por contar hasta 10 y reduciendo la cuenta. Con 5 las plantas sobreviven (muy feas) pero no dan (casi) fruto (y el que dan es ridículo). Si te interesa el huerto con poca agua, deberías ver los bancales hundidos que estamos probando. Todavía no tenemos resultados (los hicimos en mayo) pero pensamos que vana ahorrar mucha agua. http://unasuertedetierra.blogspot.com.es/2016/05/bancales-hundidos.html
      ¿Tú dónde estás? ¿Sabes qué pluviometría tiene tu zona?
      Un beso,
      Lucía

      Eliminar
  4. hola Lucia, que buena informacion, ya habia visto los bancales hundidos que estais haciendo, te sigo, siempre que puedo.
    estoy en avila, un sitio muy seco, con heladas tardia y tempranas, a mitad de un alto porlo que muy ventoso, como ves todo un lujo jgjg....
    Diego

    ResponderEliminar