lunes, 25 de julio de 2016

Es un milagro

Después de dos años sin uvas, por fin parece que este año sí habrá cosecha.


Por desgracia, resulta ser el año que decidí ni podar, así que muy probablemente el fracaso de años anteriores se haya debido a mis pobres dotes de poda.


No me voy a flagelar por eso. Es la primera vez que tengo una parra y estoy aprendiendo.


El invierno que viene volveré a estudiar la cuestión de la poda para ver si averiguo qué he estado haciendo mal.

3 comentarios: