miércoles, 1 de junio de 2016

Muro de piedra seca

Observar es uno de los principios más importantes de la permacultura y tiene la ventaja añadida de que es muy divertido. El otro día, por el sitio donde paseo con la perra encontré que uno de los muros de piedra que rodean las fincas por aquí se había caído. Siempre es interesante saber cómo hacen las cosas las demás personas, así que fui rauda y veloz a hacerle fotos.



Parece que el muro está formado por dos líneas paralelas de piedras grandecitas y en medio tiene un relleno de piedras más pequeñas. Tengo que ponerme las pilas con esto de la piedra seca, a ver si consigo mejorar mi dudosa técnica.

Dudosa técnica pétrea en la terraza del aparcamiento.


2 comentarios:

  1. la piedra seca es jodida, aunque veo que la piedra de vuestro rodal tiene cortes bastante lineales. Nosotras con la caliza no somos capaces de darle forma a un muro sin barrete que haga de argamasa. La práctica y la observación te llevarán a la maestría.
    besotes

    ResponderEliminar
  2. ¿Habéis probado a amontonarlas unas encima de las otras sobre el lado ancho? Para muros de contención, dándole una ligera inclinación en el sentido de la cuesta y rellenando con tierra por detrás según se va avanzando, quizás se podría hacer. No creo que llegue nunca a la maestría, pero mi historia de amor con las construcciones cutres de piedra viene de largo: con 15 años construí dos escaleras de piedra en el jardín de mi abuela siguiendo los métodos que usaban los romanos según los habíamos estudiado en el colegio. las escaleras siguen ahí y cumplen su función, aunque son muy divertidas.

    ResponderEliminar