viernes, 13 de mayo de 2016

Nivel en forma de A con plomada

Una de las cosas que más se hacen en permacultura es buscar las curvas de nivel de una cuesta, ya que es necesario para todas las técnicas de gestión del agua de lluvia, prevención de la erosión, diseño de caminos, etc. No sé vosotros, pero para mi, cuando empecé con esto de la permacultura, encontrar una curva de nivel en el campo era una cosa tan técnica que rallaba en lo esotérico. Sin embargo, tuve la suerte de que varias personas listas y animadas se cruzaran en mi vida y me enseñaran a construir y calibrar un nivel casero. Y, ¿qué mejor actividad que esta para el curso de introducción a la permacultura? Pues ninguna.

Los intrépidos participantes tuvieron que buscar cosas por la finca para fabricar una estructura manejable en forma de A mayúscula. La idea era doble: aprender que se puede hacer un nivel con cualquier cosa que tengamos a mano y ocultar el hecho de que el día anterior se me había estropeado el coche y no había podido ir a comprar listones para esta práctica.

Aquí cortando ramas varias.

Clavando clavos.

¡¡Venga, que sí que se puede!!

Algunas le cogieron el gusto a eso de cortar.

Una vez conseguida la estructura en forma de A, hay que colgar de la parte superior una cuerda con un peso al final. Los pesos fueron de lo más variopintos.

Sin comentarios.

Aquí la peña haciendo trampas con un nivel de burbuja *que no es necesario*.

Algunos participantes se tejieron sus propias cuerdas con junco churrero de la poza.

¡Qué paciencia!

Decid: ¡¡AAAA!!

El nivel de supervivientes.

Con un hueso de vaca como plomada.

Nótese la cuerda casera.

Una vez hecho el nivel, hay que calibrarlo, cosa que se hace así: se coloca el nivel en el suelo, de forma que las dos patas toquen el suelo. Da igual que esté torcido o que los dos puntos donde se han puesto las patas no estén a nivel. Se marca el lugar donde están las patas en el suelo. Ahora se marca, con un rotulador o haciendo una muesca con una navaja (o con los dientes, si estamos muy en plan superviviente), el sitio donde la cuerda cae en la barra horizontal de la A (que no estará horizontal respecto al suelo, pero no importa). Se levanta el nivel y se le da la vuelta, poniendo las patas en le mismo sitio pero al revés, es decir que la pata derecha se pone donde estaba la izquierda y viceversa. Se marca el lugar donde la cuerda cae en la barra de la A *que no será el mismo que antes*. Ahora se busca el punto medio entre ambos puntos y se marca. *Cuando las patas de ese nivel estén en la misma curva de nivel, la cuerda caerá en el punto intermedio que hemos marcado*.

El año que viene hago fotos de todo el proceso, lo juro.

Armados con nuestros niveles prehistóricos o postapocalípticos (según el caso), fuimos al prado grande, donde ya habíamos trabajado con el curso del año pasado, y trazamos una curva de nivel. Para mejorar el suelo y frenar el agua y la erosión, pusimos troncos viejos en la curva de nivel y plantamos plantón forestal (y cosas varias que andaban por ahí) monte arriba de los troncos.

Aquí se ven bien los troncos y las plantaciones.

Teresa, una de las participantes (¡¡Hola, Teresa!!), que resulta ser amiga mía desde tiempos inmemoriales, nos enseñó a hacerles sombrajos a los plantones.


Quedó muy chulo.

2 comentarios:

  1. Muy guapo todo, otra cosa que es muy importante para sembrar árboles y ir colocando las piezas, es la radiestesia que te indica dónde están los puntos geopatógenos que tienes que evitar y por dónde fluyen las corrientes subterráneas de agua, busca a un zahorí que te eche una mano

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Manuel, ojalá algún día esté mi tierra tan linda como la tuya. Ah, y por cierto, había dos zahoríes en el grupo.
      Un beso,
      Lucía

      Eliminar