domingo, 15 de mayo de 2016

Medición de temperaturas en la terraza del aparcamiento, 2016

En lo que a mí respecta, el ejercicio estrella del curso de permacultura es la toma de temperaturas durante 24 horas. Fue este ejercicio el que me abrió los ojos por primera vez a las realidades del Herrén y el que constituyó el hilo por el que fui tirando hasta encontrar la madeja que explica porqué todo lo que hicimos el primer año en el Herrén salió mal.

La medición se hace en la terraza del aparcamiento, concretamente en dos de sus puntos.

La terraza del aparcamiento nada más construida, en febrero de 2016

Los dos puntos son, a saber, delante de la gran piedra de granito que se ve en la foto a la derecha ("delante de la piedra") y más o menos un metro a su izquierda ("lejos de la piedra"). Los participantes del curso hacen turnos para ir a la terraza a las horas puntas y leen la temperatura que marcan sendos termómetros. Esto significa que algunos tienen que levantarse en mitad de la noche, pero es importante observar en todo momento, no sólo cuando apetece estar fuera.

Medición de 2016 (se estimaron dos puntos)

Podéis ver los resultados de este año en el gráfico de arriba. Veamos qué podemos observar:

1) La diferencia de temperatura día/noche fue de aproximadamente 50 ºC lejos de la piedra y de aproximadamente 55 ºC delante de la piedra. No me extrañó, porque ya hemos medido diferencias similares en un mismo día natural otros años (no en el curso). Es muy importante tener esto en cuenta cuando planificamos cualquier cosa en el Herrén.

2) La temperatura delante de la piedra es siempre superior a la que hay lejos de la piedra. Se le ganan siempre unos 2 ºC, aproximadamente, salvo durante el día, en que se llega a aproximadamente 5 ºC más.

3) Eso significa que se alcanzan temperaturas menores por la noche...

4) ...pero también que se alcanzan temperaturas mayores durante el día.

5) El cambio de temperatura día/noche y noche/día fue muy rápido: en 2 horas bajó aproximadamente 30 ºC al ponerse el sol y también en 2 horas subió unos 20 ºC al salir el sol por la mañana.

6) En el Herrén hace un frío que pela y hiela hasta muy tarde en el año (Hasta Sta. Quiteria, ni más ni menos).

El año pasado hicimos el mismo ejercicio y el resultado fue éste:

Mediciones de 2015 (se estimaron 6 puntos)

Hay dos grandes diferencias con la medición de este año:

1) La diferencia de temperatura día/noche fue mucho menor (aproximadamente 30 ºC).

2) El descenso de temperatura al caer el sol fue muy gradual, aunque el aumento de temperatura por la mañana fue igual de rápido que en 2016.

Añadiré que en 2015 tuvimos un tiempo nublado y que en 2016 tuvimos un tiempo muy soleado.

Es pronto para sacar conclusiones, pero creo que el hecho de que en 2016 tuviéramos tanto sol explica la gran diferencia de temperatura que se alcanzó este año. Por esta zona, cuando el cielo está nublado la temperatura es más constante y es difícil que hiele. Cuando hay sol, tenemos el fenómeno de los desiertos: "un clima frío con un sol caliente".

¿Y ahora qué?

1) Voy a seguir midiendo las temperaturas cada año en el curso, registrando qué tipo de tiempo hace, para ver si puedo sacar alguna conclusión.

2) Estaría bien averiguar qué pasa en otros lugares, donde las piedras son más grandes, por ejemplo en la terraza del invernadero.

3) Estaría ver averiguar qué pasa si la masa térmica en vez de ser roca es agua. Sospecho que se regularía la temperatura en ambos sentidos, es decir, que el agua también rebajaría el exceso de temperatura durante el día. 

En fin, que el año que viene tendré a los participantes del curso midiendo en 4 o 5 sitios diferentes. Pobres.




2 comentarios:

  1. que poco calor sudan las piedras :( las creía más potentes. un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, aunque se le ganan unos grados, yo también había pensado que la piedra crearía un microclima más potente. Pero en realidad, si te fijas en la foto, es una piedra relativamente pequeña. La tierra de la terraza representa más masa térmica. Así que tengo que aumentar la cantidad de masa térmica e, idealmente, la calidad. Bidones llenos de agua, allá vamos.

      Eliminar