jueves, 19 de mayo de 2016

Jarabe de saúco

Cuando una dice "jarabe" la mayoría de la gente piensa en un medicamento para el catarro o la tos. Pues no, queridos lectores, un jarabe es un líquido espeso que contiene grandes cantidades de azúcar o miel, como un almíbar muy, muy concentrado, y que no es necesariamente un medicamento. A veces también se llama "sirope", que es un galicismo, como por ejemplo, el sirope (o jarabe) de arce.

Bueno, pues resulta que se pueden hacer jarabes de muchos tipos. Uno muy conocido es la granadina, que básicamente es un jarabe a base de zumo de granada. Una persona que yo me sé y que quedará en el anonimato (servidora, para más señas) ha sido vista rescatando de la basura ramas de un granado que alguien había podado mientras estaba el fruto en pleno esplendor (qué locura), con objeto de hacer granadina. Mezclada con una buena dosis de gaseosa es un refresco fantástico.

Bueno, pues esta semana hemos hecho jarabe de flor de saúco. El saúco es un arbolito muy bonito que tiene unas flores olorosas y luego da unas bayas negras que también se comen (aunque el resto del árbol es tóxico).

Aquí es cuando me toca decir que SI NO SABES IDENTIFICAR BIEN EL SAÚCO NO HAGAS ESTA RECETA. NO VAYAS POR AHÍ COMIENDO COSAS QUE NO CONOCES, POR FAVOR. Máxime sabiendo que hay un tipo de saúco, el yezgo, que es altamente tóxico.

La receta:

- 450 gr de azúcar (sí, una pasada)
- 5 flores grandes de saúco
- 300 ml de agua
- 1 limón


Se pone al gua a calentar con el azúcar hasta que se disuelva el azúcar. Se ponen las flores de saúco, la piel del limón y la carne del limón cortad en rodajas en un cuenco y se le hecha la disolución del azúcar en el agua (aún caliente). Se remueve, se tapa y se deja macerar 24 horas.

Al día siguiente:


Se pone una la camisa con más escote que encuentra en el armario y filtra el asunto, metiéndolo en unos tarros. Si los tarros están esterilizados, pues mejor, pero no hace falta porque el jarabe este lo vamos a guardar en el frigorífico.



Tacháaaaaaaaaaaaaaaan


Fermoso, ¿verdad? y, debería añadir, delicioso. Tiene un aroma muy potente a flor de saúco, que me encanta.

Formas de usarlo:

- Como bebida, poniendo un dedo de jarabe y rellenando el vaso con gaseosa o agua con gas (simplemente agua y hielo)
- También se puede usar para endulzar los alhocoles más fuertes, tipo vodka
- Para emborrachar bizcochos
- Para poner por encima de los helados o los sorbetes
- Para endulzar cuajada o yogur
- Para confitar fruta
- Para rehidratar fruta seca que se va a usar en un bizcocho
- Seguro que se te ocurre algo más

Ah, y también hemos estado recolectando senderuelas. ¡Están riquísimas!






No hay comentarios:

Publicar un comentario