lunes, 11 de abril de 2016

Historia de tres plantas de guisante

Las plantas de guisante en cuestión son de la variedad Kleine Rheinerlander y se plantaron el 18 de noviembre 2015. La mitad fue cubierta con manta térmica y la otra mitad, no. Cuando empezó a hacer frío, a principios de marzo (hace más o menos un mes), puse botellas de plástico de 5 litros con el fondo cortado encima de algunos guisantes que no estaban bajo la manta térmica.

¿Cómo están ahora? Las fotos no mienten:

1. Guisante sin protección: muy pequeño pero vivo. Hace meses que no cambia.

El acolchado necesita una renovación.

2. Guisante bajo botella: aunque empezó como el guisante de arriba, este mes bajo la botella lo ha hecho crecer muchísimo.
Comparad con la acelga que tiene justo detrás.

La botella no sólo protege del frío sino que conserva el agua que se evapora durante el día y libera el exceso de calor por la boca. Es muy buen invento.

3. Guisante bajo manta térmica: sin palabras,

Me encanta la manta térmica.

5 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Hola Lucia. Buen experimento. Como es la manta térmica?

    ResponderEliminar
  3. La manta térmica es un tejido no tejido... qué lio, ¿no? lo que eso quiere decir es que es como una tela pero no está tejida, sino que las fibras estás como pegadas unas a otras (un poco como en el fieltro). Es blanca y más o menos transparente, dependiendo del grosor, que se mide el gr/m2. Mira por aquí http://unasuertedetierra.blogspot.com.es/search/label/manta%20t%C3%A9rmica y verás la que tenemos en el Herrén (que no es de la mejor calidad, por cierto). La venden en todas partes, desde Leroy Merlín hasta sitios para profesionales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, si que parece interesante este material!

      Eliminar
    2. Lo es. Yo estoy empezando a explorarlo pero creo que vamos a apostar fuerte por él. También se me ocurre que quizás se podría usar gasa o alguna tela de ese estilo, que sea más sostenible.

      Eliminar