lunes, 21 de marzo de 2016

Grandes esperanzas

Tengo esta visión para el Herrén: es un jardín hermoso, florido y vibrante, lleno de caminos que se abren, sugerentes, a tus pies, arcos cargados con flores y frutos, macizos de aromáticas y altos árboles que protegen bancos y hamacas por doquier.

El problema no es la imaginación, el problema son las manos. Por eso cuando pienso en un hermoso arco cargado de, digamos, rosas inglesas, o judías verdes, lo que acabo haciendo es algo así:



No sé si se ve, pero hay unos palos metálicos y un resto de valla sostenido entre ellos haciendo una forma que recuerda vagamente a un arco.

Para que se acerque más a mis sueños, en noviembre planté guisante trepador a sus pies. Las plantitas están ya creciditas y he creado una elegante, a la par que sencilla, estructura para que vayan trepando por el arco.




Ojalá funcione.


3 comentarios:

  1. que más da como sea la estructura, si la vegetación lo pone todo de un guapo integral. ;)
    Ojala funcione.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, maja. Por cierto, ¿sabes que "ojalá" significa "si Dios quiere". Herencias de nuestro pasado árabe.

      Eliminar
    2. pues no lo sabía... muy curioso, me gusta aprender cosas sobre las palabras.

      Eliminar