lunes, 29 de febrero de 2016

Frambueseros

El año pasado, mi amiga Maren, que es un cielo y una permacultora de aúpa, me dio unos frambueseros que le habían salido de forma espontánea en su jardín. Los planté como parte del cortavientos de la zona 1 y no sólo sobrevivieron el verano de 2015, sino que prosperaron de forma alarmante.

Ya tocaba ocuparse de ellos con la esperanza de que den algo este año, crezcan fuertes y sanos, y no tomen por asalto todo el Herrén. Y es que los frambueseros hacen como sus primas las zarzas: enraízan allá donde la rama toca suelo. Tal que asín:

 Punta de una rama enraizando

Así que una puede coger esa ramita, que probablemente está enraizando en un sitio donde a una le viene mal, y ponerla donde le viene bien a una. Y más adelante, cuando saque hojitas, una puede cortar la rama en cuestión y ¡tacháaan! tiene *una nueva planta de frambuesero*. Lo que es la reproducción asexual, madre.


Y eso hice.


 El lacito rojo es para distinguir las plantas que hay que regar
en verano del resto de la maleza espontánea.


Después procedí a poner un soporte sofisticado, a la par que elegante, donde poner atar los frambueseros según vayan creciendo.

*NO* estoy embarazada.
Es que aquí llevaba los bolsillos llenos de plásticos para tirar.

Hay gente que corta los frambueseros a ras todos los otoños y otros que los atan a un soporte y cortan las ramas que se quedan secas. Todavía no sé si eso corresponde a dos tipos diferentes de planta o si son simplemente diferentes costumbres.

La sofisticación de este sistema me deja sin aliento.

Los frambueseros también recibieron el tratamiento de estiércol de caballo + cartón.


Algún día, hijo mío, todo esto estará cubierto de frambuesas.

Un vecino del pueblo, que tiene unas frambuesas de toma pan y moja, me ha ofrecido plantitas, que también irán a lo largo de este soporte.

¡Venga, que sí se puede!

2 comentarios:

  1. Vivan los contrastes!!! Esa foto a lo Tor con su martillo, la elegancia del mallazo y el corrugao en contraposición de los lacitos rojos para saber donde regar le da muchísima clase a la explicación. Suerte con las franbuesas!

    ResponderEliminar