viernes, 12 de febrero de 2016

Estiércol para el cortavientos

Este año sólo hemos plantado 7 árboles y además, a destiempo. Santa Catalina nos pilló enfermas y cansadas y después una cosa llevó a la otra y de pronto parece que ya es primavera y no hemos avanzado con el cortavientos.

Así que el otro día decidimos cuidar los árboles que plantamos el año pasado. La mayoría estaban invadidos de hierba y poco localizables, así que fuimos buscándolos uno a uno, arrancando la hierba y poniéndoles un aro de estiércol de caballo al rededor. 

Un serbal de los cazadores

El verano pasado fue muy caluroso y seco y el cortaviertos de la quesería no recibió ningún riego de apoyo, porque somos así de chulas y sólo regamos la zona 1. Los árbolillos tiraron la hoja y pensé que habían muerto todos.

Pero no, en otoño hice una pequeña inspección y descubrí que muchos estaban vivos y agarrados, aunque no tenían hoja. Corté la punta seca de los supervivientes y espero que esta primavera saquen hoja.

A la derecha, uno de los supervivientes podados. A la izquierda, el siguiente árbol.

Después del estiércol, cubrí la zona con cartones para que no salga hierba cerca de los arbolitos. También sustituí los árboles que habían muerto con arbolillos nuevos.

 Es un trabajo artesanal.

Terminado el cortavientos de la quesería, pasé a los arbustos que planté junto a la piscina. Son unos arbustos que encontramos arrancados de raíz en la basura. En verano lo pasaron fatal, hasta el punto que pensamos que habían muerto, pero no, están todos vivos y rebrotando como locos.

Rebrotando, señores, pasen y vean.

 También recibieron el tratamiento VIP de desherbado, estiércol y cartón.

En resumen, que me pasé toda la mañana así:



Me duelen músculos que no sabía que existían.

 


2 comentarios:

  1. Menudo hotel 5 estrellas! Y tengo mucha fe en San Cartones, verás que es muy milagrero, jejeje. Buena suerte este verano

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, maja. Estoy sufriendo porque hay un viento de aúpa y no sé si aseguré los cartones bastante. Ay, es que es un sin vivir...

      Eliminar