lunes, 8 de febrero de 2016

Avanzamos con la terraza del invernadero

Este invierno ha sido una época de trabajo de diseño y el trabajo práctico se ha visto resentido. Es decir, que vamos muy, muy retrasadas con todos los proyectos del Herrén. Uno de ellos es la terraza del invernadero, donde tenemos previsto hacer un huerto de solanáceas esta primavera/verano.

La terraza del invernadero está pensada para aprovechar unas grandes piedras que hay en una afloración de roca al norte del invernadero. La idea es bajarlas con palancas a la tierra y colocarlas de forma que formen una pared a unos metros de la afloración. Después, llenaremos ese espacio con estiércol, hojas secas, paja vieja, tierra, etc., como hicimos con la terraza del aparcamiento.

El año pasado llegamos a terminar una parte, pero nos quedaba mucho por hacer. 

Así quedó la parte oeste de la terraza el invierno pasado.

Aquí planté patatas y no salió ninguna. Creo que le puse demasiadas hojas, que se apelmazaron y no funcionaron bien como compost. Voy a vaciarla y a añadirle más estiércol y tierra y usar el exceso de hojas en otra parte.

Mientras tanto, en la parte este de la terraza, hemos estado amontonando los rastrojos que cortamos en la zona 1 en otoño. Han estado ahí todo el invierno y al mirarlos la semana pasada me he encontrado con esta agradable sorpresa:

Lombrices autóctonas, en grandes cantidades.

En el extremo oeste de la terraza hay un trozo que quedaba abierto porque no había piedras por la zona, así que lo hemos cerrado con los troncos que formaban la valla en ese lugar.



Para que no se caigan, los hemos sujetado con hierros.

No sé si se ve bien, pero hay un hierro en forma de L al revés que sujeta los troncos.

Después recogimos todo el compost que se formó con los rastrojos y lo llevamos hacia los troncos para empezar a llenar la terraza.

Indi ayudó.

¡Cómo ayuda Indi!

 Así queda la parte este de la terraza del invernadero. La pared de troncos se continúa con la pared de piedras que hicimos el año pasado. Luego hay un espacio que todavía no está hecho y al final se ve la parte oeste ya rellena.


 Estamos rellenando la terraza con estiércol, paja vieja y tierra, estas dos últimas del semillero que hice hace unos años y que tengo que renovar.

 
Semillero vaciado.



Una vez agotados los materiales que teníamos a mano, decidimos mover unas piedras y, ante nuestra extrema sorpresa, fuimos capaces de mover dos bastante grandes en muy poco tiempo.

Las dos últimas del muro, para más señas.

Lo siguiente es mover las dos piedras que se ven a la derecha para continuar el muro y seguir llenando.

Así queda la terraza del invernadero por el momento.

Seguiremos informando.




4 comentarios:

  1. pues muy buena pinta que tiene! los inviernos siempre se dejan trabajar poco, así que sin prisas que la cosa va buena. un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para nosotras el momento de trabajo es el invierno porque en verano tenemos a los niños. Pero no me quejo, el trabajo de diseño que hemos hecho este año va a ser crucial para el Herrén.
      Un beso,
      Lucía

      Eliminar
  2. Me alegra mucho ver lo que estáis haciendo en la finca

    ResponderEliminar