jueves, 14 de enero de 2016

Perséfone y los guisantes cometodo

A una se le hincha el pecho de orgullo cuando va al Herrén un día de enero y recoge esto:

¿A que es maja la foto? ¡¡Volvemos a tener cámara de verdad!!

Quizás recordaréis la plantita de guisante de la terraza del aparcamiento, la que sobrevivió el verano y se puso a crecer y a florecer como una loca, poniendo en duda la teoría de los días de Perséfone.


Pues sigue erre que erre haciendo guisantes (son cometodo) y sacando flores.

Y mirad qué tamaño ha alcanzado:


Nota mental: el año que viene, entutorar las plantitas que prometen poco y que total, se van a morir con la primera helada y para qué entutorarlas si no van a dar ná.


Así que está claro que en el Herrén no se llega a alcanzar el mínimo de horas para que esta variedad de guisante cometodo no se desarrolle. Es decir, que en nuestra latitud no hay meses de Perséfone para esta variedad de guisante. Por lo tanto, es perfecta para el huerto de invierno, aunque sospecho que parte de su éxito es el invierno tan suave que estamos teniendo y el hecho de que está en la terraza del aparcamiento, que tiene un microclima especial. Así pues, el año que viene plantaré gran cantidad de ellas en las terrazas orientadas al sur (si es que conseguimos hacer otra) y/o protegidas con manta térmica.

¿Y qué variedad es ésta, Lucía? preguntaréis, llenos de razón. Pues no lo sé, la verdad. Son de una semilla que recogí de unos guisantes cometodo que crecieron de unas semillas compradas en el Lidl, creo. A partir de ahora voy a dejar de recoger y esperar a que hagan semilla para plantar el año que viene.

2 comentarios:

  1. Aqui en Cataluña los conocemos como xiribecs y los comemos desde toda la vida, lo que pasa que su cultivo es mas delicado que la judia verde. por esta razón se cultivan poco y cuando encuentras tienes que pagar las ganas, pero esto si, son una delicia Saludos.

    ResponderEliminar