lunes, 11 de enero de 2016

Los sectores estacionales

Me he dado cuenta de que en permacultura hay mucha información sobre el diseño espacial del terreno (zonas, sectores, etc.) pero muy poca información y reflexión sobre el diseño en el tiempo. La gente tiende a asumir que el periodo productivo es el verano y principios del otoño. Para los que vivimos en estas tierras, eso significa que nos empeñamos en producir en un momento en que la naturaleza a nuestro alrededor está detenida, esperando que lleguen tiempos mejores, lo cual suele ocurrir con las primeras lluvias de septiembre.

Diseñar las actividades que podemos hacer en el Herrén a lo largo del año con un mínimo de fuerzo e input de agua, energía y trabajo es vital para determinar exactamente qué se puede producir en el Herrén de forma verdaderamente sostenible. Lo que quiero decir es que obviamente podemos hacer cualquier cosa en cualquier lugar, por lo menos durante un periodo limitado de tiempo. Por ejemplo, Jordania invirtió millones en equipos de riego para plantar en el desierto y lo consiguió

Foto tomada de aquí.

mientras le duró el agua fósil


y tuvo que ir abandonando los campos irrigados uno a uno.

En España también tenemos una agricultura basada en el agua fósil y, a nivel doméstico, la mayoría de las personas que conozco riegan todo el verano sin saber muy bien de dónde viene su agua, ni si es un riego sostenible a largo plazo. Muchas de ellas ni siquiera saben cuánta agua gastan en riego. La verdad es que esta idea de que se puede poner un huerto en cualquier parte es bastante reciente. Antes había terrenos de secano y terrenos de regadío. Los terrenos de regadío tenían agua todo el año de forma natural o sostenible, ya fuera porque estaban cerca de un río o tenían una fuente o lo que fuera. Hay todavía muchos lugares donde hay comunidades de regantes que funcionan de esta forma e indudablemente para esos lugares muchas veces la solución será producir en verano. Pero en el Herrén no hay agua en verano. Los manantiales manan en invierno y primavera y para el verano tenemos que conformarnos con el agua de los aljibes (9.000 + 18.000 litros). Luego, en otoño, las lluvias y la bajada de temperaturas hacen que regar sea innecesario. Y luego está el asunto temperatura, que para resumir es que por aquí en verano hace tanto calor que el metabolismo y la fructificación de las plantas se resiente.

Nuestra visión para el Herrén es que sea 100% sostenible a largo plazo y si eso significa renunciar a plantar ciertas cosas, sea. No creemos en la autosuficiencia, sino en la interdependencia soberana y estamos encantadas de comprarle los tomates a algún vecino que tenga una fuente que mane todo el año. Así que la pregunta es, ¿qué producir en el Herrén con un mínimo de esfuerzo, agua y trabajo? Y para contestar a esta pregunta la solución es observar la naturaleza. La naturaleza es la campeona de producir con el mínimo esfuerzo, la que tiene los sistemas más eficientes que conocemos. Y la naturaleza en el Herrén no produce en verano, así que tenemos que abandonar el paradigma del verano productor.

Voy a repetir esto porque me ha llevado tres años entenderlo y es una epifanía como la copa de un pino que me ha echado abajo todos los esquemas:


**HEMOS ABANDONADO EL PARADIGMA DEL VERANO PRODUCTOR**


¿Sus habéis enterado?

Así que ahora la pregunta obvia es, si no vamos a producir en verano, ¿cuándo vamos a producir? Sobre todo teniendo en cuenta, bonita, que aquí hiela desde principios de noviembre hasta finales de mayo

Aquí es cuando echamos de menos una herramienta permacultora que nos ayude a integrar toda la información sobre frío, calor, agua, luz y quién sabe qué más y nos permita ver con claridad las posibilidades que tiene nuestra tierra.

Que nosotras sepamos, esa herramienta no existe.

Así que la hemos inventado.

Señoras y señores, niños y niñas, tenemos el honor y el placer de presentaros:

El calendario de sectores estacionales,
una herramienta permacultora para diseñar el uso de un terreno en el tiempo

TACHÁAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAN


Haced clic en la imagen para verla más grande


La idea es registrar los cambios estacionales que afectan a nuestra tierra o nuestra actividad y plasmar de forma visual cuál es el momento en que se reúnen las condiciones ideales, o al menos cuál es el momento en que se dan las mejores condiciones y qué cosas tenemos que aportar nosotros.

Va a ser más fácil explicarlo con un ejemplo, así que en la próxima entrada veremos cómo lo usamos para comprender cuál es la mejor temporada para el huerto de hortalizas en el Herrén







8 comentarios:

  1. Me apunto, como no :) Me encantan tus últimas entradas y espero la continuación con muchas ganas.

    ResponderEliminar
  2. Me tienes loca, maja!!! maemía que guay todo esto. Espero impaciente la siguiente entrada

    ResponderEliminar
  3. Lucia, creo que lo he entendido y me parece una idea buenisima! Enhorabuena y muchas gracias por compartirla con el mundo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Miguel. Voy a ver si me entero como puedo poner el documento original para descargar en vez de tener que copiar la imagen. Con lo ducha que soy en tecnologías no debería llevarme más de dos o tres años.

      Eliminar
  4. ¡Qué gran idea! Me ha encantado. Gracias!

    ResponderEliminar