lunes, 21 de diciembre de 2015

El peruco de Isabel

Mi amiga Isabel vino al curso de permacultura de este año y me trajo un maravilloso peral tipo San Juan. Este peral forma parte de nuestra estrategia de aprovechar el otoño y la primavera para producir, porque es cuando tenemos agua y buenas temperaturas. Los árboles que engordan la fruta en verano necesitan mucha agua en esos meses, que es justo cuando no la tenemos, así que nuestra idea es plantar frutales que den fruta antes de que el Herrén se convierta en un secarral.

En principio hay que plantar en Santa Catalina, pero este año por esas fechas estuvimos con un catarro de aúpa e hicimos bien poco, así que se quedó sin plantar hasta hace unos días.

Aunque siempre es grato verme hacer algo, imagino que no os interesará mucho ver doscientas fotos de la menda lerenda plantando un árbol, tipo esto:



Pero sí quería enseñaros las caquitas de lombriz que usé para enriquecer un poco el agujero de plantación.


Puede que recordéis que tengo en casa una lombricompostera en la que echo parte de los desechos de la cocina (el resto va al compost). Las lombrices están felices allí y de vez en cuando tengo que vaciar todas las caquitas para que no se me mueran. Siempre intento separar todas las lombrices, pero es inevitable que alguna se cuele, a parte de los huevecitos y las juveniles que son demasiado pequeñas para separarlas bien. Por eso la bolsa de caquitas de lombriz que llevé para el peruco tenía algunas lombrices.


Como veis, el papel que pongo como cama para las lombrices es de los catálogos que me llegan a casa por millones y no está totalmente descompuesto. Pero ya caerá, ya caerá.

Eché caquita de lobriz en el fondo del agujero y alrededor. Estas lombrices son de hojarasca, no tierra-tierra, así que supongo que la mayoría morirán, aportando más materia orgánica al peruco. Y si alguna consigue desenterrarse y sobrevive, pues bienvenida sea.


Ojalá este peruco polinice nuestro querido peral que tan mala suerte tiene y que el año que viene tengamos peras a tutiplén.




3 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Sí, señora, la orgullosa hortelana plantando un árbol! Yo ya he empezado con mis plantaciones, suerte para todos ellos!

    ResponderEliminar
  3. Suerte y agua, Isabel, a ver si llueve algo este invierno.

    ResponderEliminar