lunes, 12 de octubre de 2015

Lento, pero seguro

Como comenté hace unos días, estamos limpiando el invernadero para ponerlo en marcha. Como sé que no podéis vivir de la emoción que os causa este apasionante proyecto, os pongo al día:

El trabajo en el invernadero va lento, pero seguro. En la masa de zarzas que hay a la derecha de la estructura, ha tenido la mala suerte de salir una encina. Digo mala suerte porque nadie en su sano juicio permite que crezca un árbol de hoja perenne al sur de su invernadero, y menos aún si tiene las hojas pinchudas, todas deseosas de rasgar el plástico. Así que la encina sufrió un encuentro mortal con las tijeras de podar.

Qué pena.

¿No era preciosa?

El trabajo se está viendo dificultado por el remate del plástico, que está enterrado y como a nosotras no nos gusta nada cavar, pues...

...cavamos, pero a regañadientes.

Pero aún así, perseveramos.

Y vamos avanzando.

Y ya se puede pasar entre el invernadero y la valla.

Ahora hay que ponerse a cavar en este lado.

Una vez quitado el plástico y limpia la zona de plantas pinchosas y molestas, sólo habrá que quitar la malla y colocar el plástico. ¿Alguien se apunta a una jornada de trabajo?

No hay comentarios:

Publicar un comentario