sábado, 24 de octubre de 2015

Avanzamos con el invernadero

A pesar de la lluvia, de lo poco que nos gusta trabajar y de los virus que circulan últimamente por nuestra casa, seguimos limpiando el invernadero.

 Maravillosa, la luz. No echo nada de menos nuestra cámara.

El lado izquierdo ya está cavado y hemos retirado el plástico.

 Fermosa zanja.

También hemos quitado todos los alambres y cuerdas varias que colgaban de los tubos o los abrazaban por motivos misteriosos que la humanidad ya nunca descubrirá.

 Aquí, servidora, eliminando la evidencia arqueológica.

Es un trabajo tedioso e interminable.


También hemos aprovechado para revisar el invernadero y hacer una lista de cosillas que hay que reparar. Hay un tubo torcido. Faltan tubos en varios lugares y algunos tubos están sujetos con alambres, cosa que no puede ser, porque los extremos puntiagudos rasgan el plástico. Es muy importante que no haya nada que pinche ni corte en contacto con el plástico, así que vamos a cambiar todas esas uniones por abrazaderas en forma de U (también llamadas abarcones, ¿no os parece un nombre precioso?).

Y para terminar, otra foto de la zanja, que nuestro trabajo nos ha costado.


2 comentarios:

  1. En ese invernadero vais a poder dar de comer a todo el pueblo! Me encantan tus crónicas. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que es una suerte tenerlo. A ver si un día de estos me pongo y os cuento mi nuevo y renovado plan para el Herrén.
      Un beso,
      Lucía

      Eliminar