martes, 30 de junio de 2015

El cortavientos de la zona 1

En noviembre plantamos un montón de árboles. La mayoría eran platón forestal, pequeño y barato, de especies autóctonas.

Luego Maren me regaló un montón de árboles y arbustos que le salen espontáneamente en su jardín (la pobre, qué pena me da esta mujer).

Plantamos los árboles y arbustos para que formaran los futuros cortavientos de la zona 1, el borde camino y el borde norte del prado pequeño.

El primer problema vino en invierno, con el frío seco. Los fuertes vientos mataron a muchos madroños que al ser de hoja perenne son más sensibles al viento invernal.

Después tuvimos una primavera seca y calurosa, que ha matado a muchos de los demás árboles de los cortavientos.

La duda es siempre regar o no regar. Si riegas mejoras la supervivencia, pero las plantas se hacen más dependientes del riego. Hemos decidido que la zona 1 será de riego y acolchada, así que estamos regando las plantas que están en esa zona. Las demás zonas son de secano así que en principio no se debería regar.

Yo creí que al plantar especies autóctonas tendría supervivientes. Y la verdad es que algunos cornucabras están vivos. El otro día hablando con unos chicos que también le dan a esto de la tierra comentamos cómo todos los árboles de bosques maduros están diseñados para crecer en situaciones más o menos sombreadas, en zonas ya forestadas. Los árboles que sí consiguen sobrevivir en situaciones expuestas son los del principio de la sucesión, los llamados "árboles colonizadores".

Entonces recordé que el principio de permacultura dice "*acelera* la sucesión" no "sáltate los primeros pasos de la sucesión". Horror, de nuevo fracaso por no escucharme a mí misma. 

El otoño que viene, plantaré falsa acacia y retama.

Y ahora, las afotos:

Mahonia haciendo el pino, regalo de Maren.

Las mahonias están soportando muy bien el calor y la sequedad. Las regamos, junto con el resto de los árboles y arbustos que se están instalando en la zona 1, dos veces a la semana.


Un arbusto de los de Maren. Quizás durillo (Viburnum tinus)

Serbal de los cazadores.

Creo que esto es una de las Forsithias que planté hace tres años.

Olmo plumilla. Os autorizo a rasgaros las vestiduras.

Frambuesero de Maren.

Sorprendentemente, casi todos los frambueseros que me dio Maren están sobreviviendo.

Un arce de Montpellier rebrotando.

Lluvia de oro plantado grande que lo ha pasado mal.

Cornucabra rebrotando por abajo.

Arce de Montpellier muy vivo.

Lilo que me regaló Irene (¡gracias, Irene!).

Los lilos están fantásticos, a pesar de haber sido arrancados sin miramientos del jardín de Irene, de haber esperado en un cubo abandonados durante semanas, haberse helado hasta el tuétano en dicho cubo y haberse plantado a toda prisa sin ton ni son. Son el tipo de árbol que servidora necesita.



No hay comentarios:

Publicar un comentario