martes, 28 de abril de 2015

Un hombre, un perro, unos palos, una motosierra

Hace muy, muy poco tiempo, en un reino muy cercano, unas mujeres tenían unos enormes palos fijados a una banda de cemento. Antaño, los palos servían para sujetar una valla, pero ya no había valla y los palos hacían falta para las prácticas de un curso de permacultura.

Los palos. Son de cedro, al parecer.

Entonces, las mujeres llamaron a un hombre y a su perro.

El perro

El hombre tenía una motosierra.

¿Qué puedo decir? Me chiflan las herramientas eléctricas.

Las mujeres querían que el hombre les prestara la motosierra pero el hombre quería que sus amigas conservaran todas sus extremidades.

Así que...

 Cortó

 Y cortó

Y los palos eliminó.


Y no se derramó ni una gota de sangre.

¡¡Gracias, Ricardo!!

2 comentarios:

  1. deberiais probar. cortar con la motosierra da mucho power. ;)

    ResponderEliminar
  2. Sí, la próxima vez se la cojo sin pedírsela.

    ResponderEliminar