lunes, 13 de abril de 2015

Los aloes sobreviven

La última vez que los vimos, los aloes iban mal. Y aunque seguimos teniendo temperaturas bajo cero en las zonas desprotegidas del Herrén, por paralelismo con la piedra de la terraza del aparcamiento, creo que en la jardinera de los aloes ya no hiela.

He echado un vistazo para evaluar los daños y he aquí mis hallazgos:

Las caléndulas no solo han sobrevivido, sino que han florecido todo el invierno.

De los cuatro aloes de la jardinera, uno está contra la pared y protegido por una ventana, dos tienen una pizarra a su norte para acentuar el efecto microclima y uno está completamente comido por una caléndula.

Bueno, pues el pobre aloe aplastado por la caléndula ha sobrevivido el invierno.

¡Vive!

Los otros dos aloes sin ventana están totalmente quemados por el frío y parecen muertos.

Vamos a esperar un poco a ver si reviven.

El aloe que está detrás de la ventana está vivo y bien.

 
Las quemaduras son de antes de ponerle la ventana.

Los demás habitantes de la jardinera están felices.

Acelga espontánea lista para ser cosechada. Otra alternativa es dejarla autosembrarse
y así invertir en las acelgas que comeremos en el futuro.

La yuca parece feliz en este sitio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario