lunes, 27 de abril de 2015

Adiós, caseta para patos

La última vez que vimos la caseta para patos, el viento la había tirado. Quizás os preguntareis porque rayos había una caseta para patos en medio de un prado. La verdad es que ese prado solía ser una zona muy húmeda a la que llamábamos "la zona de retención de agua". El anterior dueño había aprovechado para hacer una charca donde tenía patos. Nosotras pedimos que nos rellenara la charca, pero aún así todo el pradito estaba inundado en invierno y primavera.

Así se ponía en invierno.

Pero un buen día, tapamos un tubo que salía del manantial, y la zona de retención de agua dejó de retener agua. Por otro lado, la caseta estaba en un estado bastante malo y acabó medio caída.

Este fin de semana celebramos en el Herrén nuestro curso anual de introducción a la permacultura y la gente va a plantar su tienda de campaña en este pradito. La idea de que se le cayera un madero de la cabaña a alguien en la cabeza me estaba quitando el suelo, así que la caseta tenía que desaparecer.

Fue un trabajo de esos que ayudan a descargar energías y frustraciones...

Mi querida esposa, preparando el terreno.

... y dan una gran sensación de victoria.

¡¡¡UGGGGHHH!!

Nos quedó un montón de madera que utilizaremos en otros proyectos. Parte ya la utilizamos en la construcción de la terraza del aparcamiento.

Nos llevó más tiempo recoger la madera que tirar la caseta.

El pradito ha quedado chulo y listo para ser un camping.

Al fondo, la fermosa fogoneta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario