martes, 6 de enero de 2015

Bellotas germinadas

Dos de las bellotas que planté este otoño germinaron casi inmediatamente. Me sorprendió bastante, pero si leéis los comentarios del enlace veréis que al parecer no es tan raro.

Feliz como una perdiz, decidí plantarlos a lo largo de un camino precioso que lleva del manantial número 9 del plano (que todavía no está limpio) y el prado grande (que es la zona grande en blanco que hay a la izquierda de la zona de acumulación de agua 12).

 Si hacéis clic en la imagen, la veréis más grande.

El camino (visto desde el prado en la foto de abajo) es precioso. Pasa entre unas zarzas y una encina grande y hermosa. Decidí plantar las bellotas frente a la encina, con la idea de ir eliminando la zarza, o al menos de ir eliminando la que hay pegada al camino. No me importa si  hay zarza en la zona de arriba, pegada a la valla.

Al fondo a la izquierda, la casita del aljibe.
Al fondo a la derecha, en verde, el gallinero.

Me imagino dos grandes robles dando sombra al camino, agitándose en el viento (y de paso suavizándolo) y albergando todo de tipo de arbustos debajo.

Así que planté las bellotas pero no llevaba la cámara y decidí pasar otro día a hacer las fotos.

Pero cuando llegué, cámara en ristre, encontré que alguien había levantado las bellotas de los alcorquitos que les había hecho, pero no se las había comido. ¿Quién rayos habrá podido hacer tal cosa??? (se pregunta nuestra heroína).

Una de las bellotas, ni corta ni perezosa, había vuelto a arraigar en el sitio donde la dejaron, así que no la moví. La otra la recuperé y la volví a enterrar.

Bellota arraigada al lado del mini alcorque en la que la planté.


Bellota recuperada y plantada en su alcorquito (marcado con piedras)

Ayer, en una de mis vueltas de inspección, vi que la segunda bellota había desaparecido. ¿Quién rayos se lleva mis bellotas?? Espero que la que queda tenga mejor suerte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario