sábado, 8 de noviembre de 2014

Los tomates de la tomatera espontánea

¿Recordais la tomatera espontánea? Pues ha dado tomates. Uno maduró en la mata y los otros en el alfeizar de la ventana.


Familia tomatera.

Hubo que probarlos, claro, y bien separaditos de los demás para hacer una cata válida. No estaban mal, sobre todo si se tiene en cuenta que son de octubre.


Qué mala esta foto, por favor. Karine, no mires.

Se juzgó que valía la pena guardar semilla, así que se procedió a hacer lo propio mediante el método del papel de cocina. Éste método de alta tecnología se eligió porque soy una vaga.

Otra foto fantástica.

Se colocan las semillas sucias en un papel de cocina y se dejan secar (posiblemente encima del frigorífico donde de concentra el aire caliente, posiblemente en cualquier otro lugar de la cocina donde yacerán abandonadas hasta que alguien se pregunte qué rayos hace aquello allí).

Al cabo de X tiempo (más o menos), el asunto está super seco y se guarda en un sobre para el año siguiente.

Semillas de tomate de la CSA ya secas.

Para más diversión, jamás etiquetar los papeles y poner semilla de varias variedades diferentes a secar en el mismo lugar.

Después, llegada la primavera, sólo hay que cortar el papel con las semillas pegadas y plantarlo directamente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario