miércoles, 5 de noviembre de 2014

Hallazgo arqueológico en el manantial cerrado

Pero... ¿qué hace esa loca??

Pues, ya veis, inspeccionar el manantial número 11 del mapa que, según nos dicen, se ha acondicionado para que mane directamente a un aljibe de 9.000 litros.

Si haceis clic en la foto, la vereis más grande.

Nuestra intrépida reportera, a gran riesgo de su vida y de que se le cayeran las gafas, realizó una inspección visual exhaustiva aprovechando que el agua estaba en un mínimo histórico.

Qué emocionante.

El agua cae, gotita a gotita, desde un agujero que hay en la pared.

 En invierno es un chorro.
 
De pronto, nuestra valiente exploradora, retiene la respiración. Oh, oh... parece que hay algo en el fondo del aljibe...

¿Qué será?

Emoción, intriga y dolor de barriga.

Que me aspen si esto no parece...

¡¡Una bomba!!

Qué maja.

Estaba muy sucia, la pobre.

La de tiempo que llevará ahí abajo.

Ya limpita, descubrimos que lleva el encantador nombre de XKS-750S.

Que nombre tan romántico y evocador.

Gracias a Internet nos hemos enterado de sus características técnicas y hasta hemos podido descargarnos el manual.

Me encanta la arqueología.

2 comentarios:

  1. jajajajaja. Nos ha encantado esta aventura jajaja

    Indiana Jones, bah!....un aficionado!!!

    besos

    ResponderEliminar
  2. Pues prepararos, porque para el año que viene he hecho voto de meterme dentro de los dos aljibes a hacer fotos y manipular tubos y grifos extraños que por ahí habitan a ver qué rayos hacen. Eso sí será aventura.

    ResponderEliminar