domingo, 30 de noviembre de 2014

El cementerio de los aloes

No, no se me han muerto los aloes, quedaros tranquilos. Así es cómo llama mi estimada esposa a la zona de los aloes desde tiene esta pinta:

Cementerio de los aloes

Teníamos unas pizarras por ahí y decidí darles uso. Las he colocado de pie tras los aloes y la yucca, y mi mujer dice que parecen lápidas. Están dirigidos al sur para que acumulen calor durante el día y lo suelten durante la noche. La idea es crear un microclima en el que los aloes se sientan más a gusto.

Aloe y caléndula.

Detrás de la caléndula se intuye la pequeña yucca.

No hay comentarios:

Publicar un comentario