viernes, 21 de noviembre de 2014

6 árboles más

A ver, ¿qué hay de nuevo en esta foto del huerto?

 ¿Los veis?

Son dos árboles a ambos lados de los bancales. Esta vez compramos árboles ya creciditos, porque está bien eso de ahorrar y comprar bebés de árbol sonriendo con serenidad, en la convicción absoluta de que crecerán a su debido tiempo y que yo soy lo bastante evolucionada espiritualmente para ver la belleza en cada momento del proceso, pero, jopé.... yo quiero árboles de verdaaaaaaaaaaaaaaaaad.

Así que compramos seis. Dos membrilleros, dos granados y dos lluvias de oro. Y los plantamos a lo largo del borde sur de la zona 1 (huerto y cabaña)

Las vacas son del vecino. 

No sé si se ven bien. Buscad los palos raros.

Membrillero (creo)

Granado (estoy casi segura)

Entre ellos plantamos árboles de los pequeños con la idea de hacer un cortavientos potente para los vientos de verano, que vienen desde esa dirección (los de invierno vienen en la dirección contraria, cómo no) y resecan mucho las plantas. *No* busquéis los árboles pequeños porque *no* se ven. No sobresalen de entre las hierbas. Hemos tenido que acordonar la zona para no pisarlos a la par que disfrutamos de cada momento del proceso (forzada sonrisa de serenidad).

Serbal

Estos árboles le han dado la vuelta a la zona 1 y estamos muy ilusionadas. 



No hay comentarios:

Publicar un comentario