domingo, 14 de septiembre de 2014

El porche renovado

Lo que menos nos gusta del Herrén son las barreras. El anterior propietario metía animales y necesitaba tener toda la finca segregada.

 Barreras.

 Barreras.

Barreras.

Y mas barreras.

Cuando lleguamos al Herrén, el porche este de la cabaña tenía este aspecto:

Completamente rodeado de madera y malla metálica, y con dos puertas.

Debia ser para que no entrara los perros, o las gallinas, o algo, pero a nosotras tanta barrera no hacía mas que molestarnos. Aun así, decidimos hacer lo menos posible antes de tener una idea general clara de lo que queremos con el Herrén y las barreras se quedaron... de hecho, en su mayoría todavía estan ahí.

Pero no la del porche.

TAA CHAAAAAAAAAAAAAAAAN

Presentamos, el nuevo porche:

 
Abierto y acogedor.

 Y sin barerras arquitectonicas.

Y esto es solo el principio, señores. Tenemos grandes planes para esa zona. Y la madera que sacamos del porche nos ayudara con eso.





2 comentarios:

  1. Genial Lucia. Mucho mejor! (Cuando yo estuve ya estaba casi así, verdad? acababais de quitar las maderitas de abajo, creo.)

    ResponderEliminar
  2. Sí, lo hicimos justo el día antes de que vinieras.
    Un beso.

    ResponderEliminar