miércoles, 27 de agosto de 2014

Cómo está el Herrén después de 10 días de vacaciones

Hemos estado diez días fuera y volver al Herrén ha sido un poco chocante. Imagino que al ir pasando el verano una se va acostumbrando al cambio del paisaje, al progresivo amarilleado de las hierbas y al sufrimiento de todos los seres vivos en general. Pero después de diez días en un lugar verde, es un shock. Y es que aunque ya apuntamos a septiembre y el sol está netamente más bajo en el suelo, sigue haciendo un calor de narices y no llueve ni pátrás. 

Y por si eso fuera poco, este verano hemos estado jugando a ver hasta qué punto podemos reducir el riego y hemos mantenido a las plantas al borde de la muerte para ver cuánto producían en esas condiciones. Así que cuando nos fuimos ya estaban en situación precaria. Y aunque una buena amiga se ha encargado de ir al Herrén de vez en cuando y mantenerlo todo con vida, el verano se cobra su tributo. Las plantas nativas duermen, esperando tranquilamente a que pase el temporal, pero las plantas productivas plantadas por servidora, en su eterna y desesperada lucha contra la naturaleza, están en las últimas. Las anuales probablemente estén ya dando sus últimos suspiros y las vivaces, bueno, espero que sobrevivan como puedan y que hagan acto de presencia la primavera que viene.

Así que, contemplad el Herrén tras 10 días de ausencia humana:

- Gatos: Harry y Potter están vivos y felices. Se dedican a explorarlo todo, llegando incluso a salir de los límites del Herrén y siguen viniendo a nosotras para que los acariciemos.


Hermosos felinos.

Hemos comprado unos artilugios mágicos que distribuyen comida y bebida progresivamente.

- El huerto: La buena noticia es que no he desherbado desde octubre 2013 y aún así **no hay malas hierbas en los bancales**. Es la magia del acolchado por capas o lasaña. La mala noticia es que las plantas están para la UVI.

Bancal de la izquierda.

Bancal de la derecha.

Acelgas y caléndula. Sigo sin saber cómo girar las fotos (suspiro).

¿Sabeis cómo cuando una está quitando malas hierbas lozanas de entre hortalizas raquíticas una suele decir, "ojalá las malas hierbas se comieran"? Pues los dioses nos han escuchado, hermanos, y nos han enviado la poderosa acelga. Es la única planta comestible que no sólo ha sobrevivido bien nuestra ausencia sino que encima está mejor que cuando la dejamos. Si a eso añadimos que por estos lares es una vivaz, ya tenemos la base de nuestro huerto perenne automantenido. Ahora toca buscar recetas.

Listo para recoger las semillas.

La rúcula ha estado todo el verano invadida de chinches y ha empezado a florecer sin haber crecido mucho.

Las tomateras que mejor resultado han dado en términos de producción en condiciones de riego mínimo han sido las de la variedad Moneymaker.

Tomatera Moneymaker para llorar.

La mejor planta de calabacín, pero...

...calabacines con problemas de cálcio.

La absorcion de calcio depende del riego, así que no es de extrañar que los calabacines no prosperen. Solución: regularizar la disponibilidad de agua y pulverizar leche en las hojas de la planta.

Otra tomatera Moneymaker, aparentemente mejor.

Pero con muchas hojas secas.

Esta albahaca no ha crecido nada desde que la planté. **Nada**

Más tomateras marrones.

Esta albahaca sí que ha estado dándonos alegrías todo el verano pero ahora está sufriendo.

- La higuera: dicen que las higueras son resistentes a la sequía, pero lo que quieren decir es que no mueren si falta agua, no que den fruto sin agua. Mi experiencia personal es que necesitan mucha agua para dar higos. Las higueras más productivas que conozco están cerca de fuentes o en zonas con cierta humedad. La nuestra se plantó en una zona seca y no ha hemos regado nada este verano. El resultado:

Higuera seca.

Más higuera seca.

Estamos diseñando la zona 1 y tendremos que preveer una forma de que la higuera se riegue pasivamente en verano.

- Jardinera norte: Al norte de la cabaña hay una jardinera delimitada por grandes piedras de granito talladas. Ésta es la zona que uso como hospital para plantas y donde tengo una serie de plantas que espero podré reproducir para ir plantando por todo el Herrén. Ha estado todo el verano exhuberante, pero ahora también se le nota el sufrimiento.

Menta piperina (también llamada chocolate). Esta mata estaba grande, verde y hermosa hace sólo diez días.


Ebonimus, laurel y acebo traídos en primavera de Galicia
esperando a ser plantadas en la festividad de Sta. Catalina.
Algunas plantas han logrado sobrevivir.
Tomatera espontánea aparecida en una maceta llenada
con los restos del compost del año pasado.
Seguramente será hija de un híbrido,
pero la mantengo para ser si sale algo interesante.
Consuelda blocking (no sé qué tipo de blocking). Futura madre de todas las consueldas del Herrén.

Tanaceto que me trajo Sergi. Gracias a todos los dioses que está vivo.

- Plantas diversas: todas las plantas que plantamos este año están sufriendo.


Filadelfius intentando sobrevivir.

El nectarinero Big Top está bastante bien.


Los aloes están bien, pero la caléndula que los rodea está bastante mal.

Balck-eyed Susan muerta. Esperemos que salga el año que viene.
No sé si se ve, pero las crocosmias que la rodean también están muertas.

Futuro pilar del cortavientos sobreviviendo a duras penas.

Hermano del anterior, idem.

La plantación bajo el ciruelo. Qué triste, por favor.

- Avisperos: lo siento, pero de eso no hay foto. Estaba demasiado ocupada saliendo por piernas como para fotografiar ese horror. Porque es que cuando me encuentro con un avispero acabo así:


Foto tomada de aquí.

No, no es que me chiflen y que cada vez que me topo con uno me doy un atracón y engordo cien kilos, es que soy alérgica.

Si alguien sabe cómo deshacerse de un avispero sin usar venenos terribles ni acabar en el centro de salud, que me lo diga, por favor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario