jueves, 31 de julio de 2014

Visita al jardín de Maren

Maren es una maravillosa permacultora vecina de la sierra oeste de Madrid que un buen día decidió hacer una obra de caridad, me escribió un email, me invitó a su casa y me regaló una porrada de plantas.

Lo mejor de conocer a Maren no es tener una amiga guapa, lista y buenísima gente, ni tampoco (aunque parezca mentira) que es supergenerosa, sino que una puede pasearse por su maravilloso jardín de 1.000 m2 e imaginarse que ha viajado en el tiempo y que está en el Herrén dentro de 20 o 30 años.

 
Jardinera en una terraza e invernadero.

El jardín de Maren está colgando de un monte y es tan empinado que si miras desde arriba del todo te da vértigo. ¿Pero paró esto a Maren? ¿Se rindió, desesperada, bajando los brazos y resoplando con un cabrero monumental como habría hecho yo una persona de menor valía?

Pues no, y el resultado es una jardín aterrazado delicioso y plagado, plagadito de plantas productivas. Porque Maren tiene algo por las plantas productivas. Podría llamarse obsesión, pero aquí lo llamaremos enorme interés. Queda más fisno.

Si tuviera que describirlo, diría que es un bosque de alimentos. Vamos a visitarlo:


Tras el invernadero, unas escaleras llevan a un sombrajo
bajo el que Maren a plantado plantas que necesitan menos sol.



La terraza de acceso a la casa, plagadita de plantas comestibles.


Me chiflan los cántaros de la entrada.


Patos (imaginad que se ven, ¿vale).

Cada vez que hay una superficie, hay un sistema de recogida de agua de lluvia. 

Bancales elevados hechos con mallazo de obra y tablas.

Estudio científico de la tierra disponible.

No se desaprovecha ningún espacio.


Cuando digo vértigo, quiero decir *vértigo*.


Por todas partes hay macetas que albergan alguna variedad alucinante de baya.

La terraza tras la terraza que está tras la terraza (detrás de la otra terraza).
Esta zona acaba de ser plantada con tropecientos tipos diferentes de frutos del bosque.


La fauna del lugar, feliz.

El paseo incluye degustación espontánea.

¡¡Yo quiero un bancal elevado como éste!!


La zona de sombra crea un microclima...

...para plantas más delicadas...


...e incluye microestanques para aumentar también la humedad.
(El estanque es de plástico verde y está delante del amigo)

Y seguimos bajando.

Nos paramos un minuto a admirar las placas solares.

Y para mirar hacia arriba, al invernadero.
Os lo creais o no, todas, todas las plantas que aparecen aquí dan algo de comer.

Todas.

Toditas.

Pequeño espacio de ocio al otro lado de la casa.

Codornices.

Jaula hecha con un viejo invernadero.

Mientras paseábamos por el jardín, llegó una amiga con ánades reales.

 Uno se escapó, pero Maren le dio caza (es que vale pa tó).

 
Este túnel de mallazo está entre dos jardineras y cubre el camino.
Maren ha plantado kiwi y parra para cubrirlo.
Mi envidia no tiene límites.

Rábanos.



Ciruelas.

Más terrazas.


Y más terrazas.

Cebollas vivíparas.

La última terraza.

No tengo ni idea de lo que es esto.

Frambuesas.

Tomateras y tagetes.

Qué buenos los tomates.

Los últimos bancales elevados.

Higuera y maiz.

Mora sin espinas plantada en la valla que separa del jardín vecino.
No, no es una varidad rara que crece horizontalmente,
es que no sé darle la vuelta a la foto.

Maren, entre la espesura.

Hasta la barbacoa ha sido transformada en una jardinera y está llena de fresales.

Creo que esto es un mango.

Sistema de recuperación de agua de lluvia frente a
un sistema de recuperación de agua de lluvia.



Esta especie de colchón verde es un depósito flexible que puede almacenar
un porrón de litros (aproximadamente) y que Maren planea llenar con agua
de lluvia este invierno.

Arándanos.


Otro invernadero.

Aloe vera.

Limones.

Kuwait, ¿o era Yemen? bueno, algo por el estilo.

¿Naranjas de la China?


Y bajo los árboles de la zona de descanso, kiwi.

Un señor arce precioso.

Póngame cuarto y mitad de esto, por favor.


Yo cuando sea mayor, quiero ser Maren.

10 comentarios:

  1. Precioso post. Se ve cómo riega Maren, Pero: ¿abona?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En algunas zonas he abonado con estiércol de caballo antes de plantar.
      Abono las camas elevadas para los cultivos hortícolas.
      En las otras zonas estoy sembrando alfalfa, veza, poniendo acolchado de ramas trituradas, etc...

      Eliminar
    2. Beautiful patos, and photos. Can we come visit?

      Eliminar
  2. Sí, Maren riega muchísimo. Mucho más que yo, je, je.

    No sé si abona pero creo que ha comprado tierra más fértil que la que tenía al principio. Le preguntaré por el abono.

    ResponderEliminar
  3. ¡Muchas gracias Lucía! Muy chula la presentación.
    Me ha gustado mucho y me ha resultado gracioso verlo a través de tus ojos y con ese humor tuyo.
    Besos,


    Maren

    ResponderEliminar
  4. Tienes gracia al decir las cosas.

    ResponderEliminar
  5. ¡Qué guay!¿El mango ese está plantado en el suelo o en maceta? ¿De qué variedad es? Porque encontrar mangos de Despeñaperros para arriba es difícil, ¡pero en la Sierra de Madrid es imposible! ¿De dónde lo ha sacado?
    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El mango estaba en maceta, se ve en la foto. Maren tiene varios invernaderos muy bien orientados y metidos entre paredes de piedra, así que el frío no es problema para ella. No sé dónde lo compró.

      Eliminar
    2. Holaaa,
      Se trata de un paw-paw o banano de montaña (asimila triloba), fruta de tipo tropical que aguanta el clima frío; tengo tres plantados en macetón fuera del invernadero. Los tengo desde hace poco; no tengo mucha experiencia con ellos. Los dos primeros los compré en el vivero ecológico Lurberry (tienen website) y otro por internet a una empresa francesa (de variedad autofértil). Son muy jóvenes; no han dado fruto aún ni sé si llegarán a dar. Los pipos no son comestibles sino tóxicos -ojo-. Uno de ellos tiene escrito en su etiqueta "mango" que es la variedad. De todos modos deben ser parientes porque se parecen mucho.
      Son caros.

      Saludos,

      Eliminar
    3. Ah, el famoso paw-paw. Gracias por el apunte.

      Eliminar