viernes, 30 de mayo de 2014

Lo que aprendí en el curso de permacultura

Dos días en el Herrén, rodeada de gente que sólo quería hablar de permacultura y de la tierra le cambian las ideas a cualquiera. Y no sólo por el frío que hizo, que fue de órdago, sino porque una descubre la tierra a través de los ojos de otra gente.

 Participantes en el curso.

Me sorprendieron sobre todo los diseños que hicieron los participantes del Herrén. Por ejemplo, algunas de las ideas que se barajaron:

- no poner huerto, porque como estamos en la CSA de Zarzalejo no lo necesitamos y así un trabajo menos.
- plantar chumberas a lo largo de la periferia norte para hacer una barrera contra los incendios
- poner el huerto entre la cabaña y la quesería para unificar estas dos estructuras en una zona 1 cómoda y funcional
 Description de cette image, également commentée ci-après
 Opuntia humifusa (foto tomada de aquí)

Este es el tipo de cosas que me deja alucinada, porque yo estoy acostumbrada a ver el Herrén de una forma fija, con lo que ya asumo como "normales" algunas estructuras o ideas que he heredado o que e hice al principio y esto no es necesariamente lo mejor desde el punto de vista del diseño.

He aquí, pues, lo que aprendí en el curso de permacultura:

- en estos momentos, la zona 0 y 1 del Herrén no están claras. Al aprovechar la nave existente para hacer la cocina y poner allí las placas solares, hemos invertido mucha de nuestra energía y nuestros recursos en una estructura que no es la zona 0, ni la zona 1. Esto crea confusión y muchos problemas logísticos. Pero la realidad es que la cocina es una estructura a la que iremos una o dos veces a la semana porque es para hacer pan, queso y conservas en verano (y así no calentar la cabaña más de la cuenta). La verdadera zona 0 es la cabaña y allí es donde haremos la vida diaria y sí, le falta una cocina, pero como también le falta un tejado impermeable y de todas maneras no es una prioridad, se quedará así por el momento. En el diseño final, la zona 0 deberá ser la cabaña y la zona 1 deberá estar cerca de la cabaña.

 La cabaña (25) y la cocina (6) están muy alejadas.

- el huerto está bien donde está. La zona 1 será el gallinero/compostera, el huerto, el invernadero, la piscina, el aljibe, todo lugares en los que tendremos que pasar tiempo a diario. La idea de trasladar el huerto a la zona que hay entre la cabaña y la cocina es buena si la cocina es nuestra cocina doméstica (que no es el caso). También sería una buena idea para aprovechar el agua que es muy abundante en esa zona. De esta forma, se podría aprovechar el agua de los manantiales y los aljibes para regar por gravedad, con lo que el depósito alimentado por la bomba sólo tendría que suministrar agua al gallinero y a la cabaña. Eso ahorraría gasolina. Sin embargo, en esa zona no hay bastante sitio para hacer el huerto. Tendríamos que ocupar el espacio de la zona de retención de agua y eso supondría matar a los sapos que viven allí. Nuestra idea es intentar recuperar ese ecosistema, no destruirlo. Por lo tanto, en principio el huerto se queda donde está.

 El huerto (es un decir)

- los cambios de temperatura día/noche del Herrén son brutales. Siempre que nos hemos quedado a dormir en el Herrén ha sido en verano y sí es verdad que por la noche había que ponerse una chaqueta, pero no me esperaba que en mayo la noche fuera tan fría.

- las piedras del Herrén acumulan mucho más calor de lo que creía. En medio de la noche, con un frío que pelaba, tuve que subir a la cocina y al pasar por una peña grande que hay de camino, sentí literalmente las ondas de calor que emitía la piedra. Esto me da muchas ideas para usar las piedras como microclimas en el Herrén.
  Al abrigo de estas piedras orientadas al sur hice esto.
Ahora me doy cuenta de lo acertada que fue la idea.

- el Herrén está gravemente erosionado. Hablando con Sergi, me di cuenta de que el problema más grande del Herrén es la erosión. Yo había pensado utilizar zanjas de infiltración de agua para aprovechar el agua del invierno y almacenarla en el suelo, pero Sergi me dijo que no puedo utilizar técnicas que impliquen cavar porque me iba a ir dando con roca madre cada pocos metros.

 
Zanja de infiltración de agua (foto tomada de aquí).

Si no puedo utilizar zanjas, tendré que pensar en otras alternativas para retener el agua y limitar la erosión. Ya estoy investigando y os manendré al día.

 El problema de la erosión en el camino me trae de cabeza.

- el Herrén tiene grandes contrastes agua/aridez. Ya lo sabía pero viéndolo a través de los ojos de otras personas me ha sorprendido otra vez. No voy a poner utilizar las mismas estrategias en todas las zonas. Tendré que ir sitio a sitio, micrositio a micrositio, viendo qué es útil en ese lugar.

- tengo que aprender más sobre regeneración de suelos y sobre todo del papel de las plantas adecuadas. No sé suficiente sobre las especies vegetales más útiles en cada caso.

- tengo que aprender más sobre la historia del Herrén y de su entorno, sobre su clima, su flora y su fauna, etc.

Así que, pocas certitudes, muchas preguntas. Menos mal que uno de los principios de la permacultura es ir muy despacio, es lo único que me queda para consolarme.


2 comentarios:

  1. Hola, Lucía.

    No tengo problemas de erosión, por fortuna, pero se me ocurre una idea que quizás te valga de algo: construye las zanjas hacia arriba, aportando material de fuera, en lugar de hacer zanjas; abajo del todo ramas gruesas procedentes de podas, no necesariamente tuyas, a veces es posible obtener grandes cantidades de material si localizas las calles de la ciudad donde los operarios del ayuntamiento hacen esa burradas de podas que hacen cada año, yo he visto en Sevilla cubas enormes llenas de ramas de todos los tamaños; pregunta en el Ayuntamiento cuándo y dónde las hacen y pídeselas directamente a los peones, te pondrán menos pegas. Una vez obtenido el material, separa las ramas por tamaños y pon las gordas abajo, las medianas en medio, las ramillas arriba y las hojas sueltas por la parte de arriba del "surco". Esto hay que sostenerlo algunas veces con estacas fuertemente clavadas, si la pendiente es muy grande. Y pon por encima todo lo que encuentres que pienses que puede llegar a hacer suelo. Desde luego esta tarea no es para terminarla en un plazo corto.
    La erosión del camino irá a menos si habilitas una zanja estilo cunetas para que corra el agua cuando llueve, el problema ahora es que lo hace por donde quiere, es necesario obligarla a pasar por uno o los dos bordes externos. Para elevar algo el centro, usa grava o piedras medianas, pero esto no servirá de nada sin haber hecho una cuneta o las dos antes. Tela marinera de tarea, también. pero se acaba haciendo.

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Es muy buena idea, Trini, hugelkultur en la línea de nivel. Pero he estado investigando el hugeljultur en zonas áridas y semiáridas y parece que no da buenos resultados. En el prado grande podría funcionar porque hay bastante agua, pero solo el centro. Voy a probar con las líneas de piedras africanas y os cuento.

    ResponderEliminar