lunes, 10 de febrero de 2014

Escorrentía

La escorrentía es básicamente el agua de lluvia que no logra penetrar en la tierra y va escurriéndose por el suelo como puede hasta encontrar un lugar a donde ir.

La escorrentía es la principal causa de rosión en el mundo y el Herrén no es una excepción.

Erosión causada por la escorrentía en el camino.

El Herrén tiene forma de medio plato sopero por lo que, en definitiva, es como la punta de un embudo que recoge agua de toda la minicuenca en la que está. Eso significa que la escorrentía domina el Herrén durante todo el invierno.

Tengo que recordarme a mí misma de que esto es bueno, es bueno, es bueno, es bueno...

Lo que hace la gente cuando se encuentra con una situación así es recurrir al drenaje.

Por todos los dioses, qué lastima de agua perdida. Foto tomada de aquí.

Como permacultora incipiente, tengo que recordar que la solución es el problema (¿o era al revés?) y que tengo que capturar los recursos a su paso por el Herrén y ralentizarlos. Es decir, ¿qué pasaría si en vez de poner una alcantarilla para eliminar el agua de la foto de arriba pusiéramos un laguito, presa o aljibe y después de lleno hiciéramos que el agua que rebose fuera serpenteando por una serie de zanjas a través de una zona de cultivo o un bosque de alimentos?

Yo os voy a decir lo que pasaría: frutas y verduras, sombra, frescor, baños en pelotillas, pájaros por doquier, setas comestibles y de las otras, siestas, gallinas picoteando aquí y allá. Osea, el paraíso terrenal.

Pues resulta que en el Herrén hay un sitio que se parece mucho al de la foto (aunque, por desgracia, sin árboles): el prado grande.


El prado grande es la zona cercada del centro del Herrén. Se entra por la puerta numerada como 8.

En el prado grande hay mucho movimiento de agua:

- Por un lado, es donde están los manantiales (9, 10 y 11). El 11 está cerrado y alimenta el aljibe, pero los 9 y 10 están abiertos. Tienen una zona pequeña para almacenar el agua que enseguida se llena, por lo que rebosan casi todo el invierno. El agua que rebosa se escurre hacia el camino y hacia la zona 12. En la zona 12 se estanca, pero en el camino, lo cruza y sale por el otro lado, desde donde cae a la finca vecina. 


 Uno de los manantiales (10 en el plano), lleno de agua. Lo verde son plantas acuáticas, no hierba.


 
No sé si se ve bien, pero el agua rebosa del manantial,
sale por entre las piedras y corre por el suelo hacia el camino.


Ésta son las hierbas que crecen justo debajo de los manantiales. Es como una alfombra densa y mullida.

- El otro extremo del prado grande (toda la zona de la izquierda donde no hay números) recoge el agua de las fincas vecinas por ese lado, que están más altas y caen haciendo una minicuenca hacia el prado. En invierno y primavera, el agua corre por entre la hierba, donde crecen ranúnculos y otras plantas que sólo se ven en sitios muy, muy húmedos.

 No sé si se ve bien, pero el agua corre por el suelo.


Toda esa agua acaba en la zona 12, que cuando rebosa atraviesa el camino y drena por entre unas piedras en la finca vecina.


 La zona de acumulación de agua (12), empezando a hacer honor a su nombre.

El resultado de esto es que el prado grande está casi sin suelo. La roca asoma en casi toda la periferia superior (el límite de la finca) y las zonas donde sí hay suelo, es poco profundo, compactado y sin vida. Todo el suelo se acumula en la zona 12, donde viven una gran cantidad de sapos.

En verano todo se seca, los ranúnculos se mueren, los sapos imagino que se entierran a la mayor profundidad posible y el prado grande es un secarral sin suelo del tipo que desepera a cualquiera. Ahora sí, la zona 12 se queda con un suelo rico, que en seguida se llena de lombrices y otros bichejos y que puede llegar a medir 50 cm de profundidad.

El otro lugar donde la escorrentía es un problema (es decir, una solución, je, je) es en el camino. La entrada del Herrén (1) está en su punto más alto y el camino cae desde allí hasta la cabaña, pasando por el punto más bajo del Herrén (que es el camino a su paso por 12). Eso significa que el camino está terriblemente erosionado por su parte superior y luego, en la parte inefrior, lleno de piedras y arena que el agua ha arrastrado.

 El agua empieza a acumularse en el camino. Dentro de unos meses esto será un criadero de sapos.


 Y ahora, sólo por el placer que me da verlo, el tubo de rebose de la alberca y el reguero de escorrentía que deja (entre los puntos 15 y 14 del plano).


  
Por estas fechas, el tubo de rebose mana constántemente.

 
Reguero de agua resultante.



Estoy deseando hacer el curso de permacultura para ver cómo podría encauzar major todo ese agua. ¿Vosotros teneis alguna idea?

No hay comentarios:

Publicar un comentario